Arriba

“Hemos conseguido el objetivo principal: ser una voz única y un referente para la sociedad”, Pablo Arranz Val, fundador de la Federación Salud Mental CyL

“Hemos conseguido el objetivo principal: ser una voz única y un referente para la sociedad”, Pablo Arranz Val, fundador de la Federación Salud Mental CyL

Pablo Arranz Val, actual profesor de la Universidad de Burgos, forma parte de la historia del movimiento asociativo de la salud mental en nuestra Comunidad. Él es una de esas personas que pusieron los primeros ladrillos a la asociación en Burgos, y la Federación posteriormente (cuando sólo contaba con 27 años) como respuesta a una serie de necesidades a las que las familias tenían que enfrentarse con muy pocos apoyos y muchas incertidumbres. Ahora 25 años después queremos analizar con él la evolución de nuestra Federación. Ahora su voz forma parte de las muchas voces que han dado vida a los 25 años de existencia de nuestra Federación Salud Mental Castilla y León.

-¿Qué le llevó en su día a unirse/formar el movimiento asociativo de la salud mental?

Debido la situación ocurrida con un familiar solicitamos la ayuda a los servicios de psiquiatría de Burgos (Jaime Esparza y Begoña) que se portaron fenomenal con nosotros y nos ayudaros. ¡Vaya si nos ayudaron! Fueron ellos los que nos propusieron que formásemos la Asociación de Familiares y Enfermos Mentales de Burgos junto con otras familias. No nos podíamos negar. Cuando recibes ayuda de alguien como mínimo debes tratar de aportar tu granito.

-¿Qué necesidades existían para pasar a la acción y formar parte del grupo de personas que constituyen una asociación de salud mental?

Creo que casi todas: no había suficiente información, una falta total de sensibilidad de la sociedad, carencia de recursos de apoyo; escasez de plazas en centros de día, escaso asesoramiento, sentimiento de soledad, falta de atención para familiares …..

-¿Por qué consideran necesario crear una Federación regional?

Porque sabíamos que la unión hace la fuerza. Y porque al compartir tus vivencias y experiencias te consuelas al comprobar que  a los demás les pasa lo mismo, además de poder aprender de lo que hacen otros. En su momento Jesús Villarejo nos enseñó mucho, sobre todo su entusiasmo y su capacidad de “lucha”. Porque ante la necesidad de recursos y que las competencias en salud mental estaban transferidas a la Comunidad Autónoma, no nos quedaban muchas más alternativas que federarnos para hacer un frente común.

-¿Cómo se encontraba el movimiento asociativo hace 25 años?

Como se puede imaginar muy incipiente, y más en este ámbito donde se percibía cierto ocultismo de la enfermedad. Además, la Asociación no podía ofrecer grandes cosas, sino más bien escucharnos los unos a los otros y percibir que teníamos las mismas necesidades e inquietudes. No como en la actualidad, que podemos ofrecer una amplia carta de servicios y disponemos de importantes recursos.

-¿Cuáles eran las necesidades más importantes en la constitución de la Federación?

Que la sociedad y los agentes sociales nos escucharan; tener una voz única y potente ante la Administración Autonómica; compartir experiencias y buenas prácticas para aprender unos de otros y aprovechar sinergias; poder hacer demandas y proyectos conjuntos…. no sentirnos solos.

-¿Qué recuerdos tiene de aquellos inicios organizativos?

Pues lo que suele ocurrir en estos casos, ambivalentes. Por un lado, mucha inquietud e ilusión por poder hacer muchas cosas y, por otro, de frustración pues no contábamos con los conocimientos ni recursos necesarios. Aunque no recuerdo muy bien el nombre de todos, y mira que lo lamento, lo que me ha quedado son las relaciones personales y de afectividad y apoyo que nos teníamos entre todos los que iniciamos la andadura de la Asociación y la Federación. Y, otra cosa, la angustia que me entraba de ver las cosas que se hacían en León y que nosotros no llegábamos. Pero fue muy positivo ver el camino que teníamos que recorrer gracias a la iniciativa que tenían en otras asociaciones . De otra forma y sin esos referentes nos habría costado más.

-¿En qué momento se desvincula de la parte organizativa del movimiento y qué le lleva a hacerlo?

De la Federación sí que estoy más desvinculado, no así de PROSAME  Salud Mental Burgos, pues todavía sigo teniendo alguna función dentro de la asociación. Creo que es bueno que los movimientos asociativos no se personalicen. Como escribí en uno de los primeros números de nuestra revista, debemos estar unos años al frente de la misma y, posteriormente, dar paso a otras personas que aporten nuevas ideas y sobre todo nueva ilusión por los proyectos.

-¿Cómo percibe la evolución de la Federación y de su papel a lo largo de estos 25 años?

No hay más que comparar el acta fundacional que firmamos en Zamora, donde no teníamos nada de nada,  y todos los recursos y proyectos que gestiona actualmente la Federación. Ahora esta entidad es un referente en el ámbito de la salud mental, tanto a nivel regional como nacional, y para muestra podríamos fijarnos en la gran cantidad de reconocimientos que nuestra Federación ha ido cosechando a lo largo de estos 25 años.

-¿Qué posición considera que tiene ahora este órgano regional dentro del movimiento asociativo, en la sociedad, para la Administración,….?

Pues que hemos conseguido el principal objetivo que nos propusimos: aglutinar una voz única ante la Administración y ser un referente para la sociedad, gracias al trabajo que venimos realizando en materia de salud mental.

-¿Alguna vez pensó cuando estaba siendo parte actividad de su creación, que la Federación alcanzaría el posicionamiento que tiene ahora?

Yo creo que el futuro no nos lo planteábamos, sólo sabíamos que teníamos que hacer cosas y que otros también las hiciesen. Como se dice ahora, teníamos que caminar para ir haciendo el camino. Y claro que había altibajos, pero pienso que lo que se hace en la actualidad es muy positivo y es, en parte, el resultado de mucho trabajo, implicación, creatividad, ilusión tanto de los socios fundadores como un parte muy importante de la profesionalización de las entidades.

-¿Cómo cree que será su futuro en los próximos 25 años?

¡¡Y yo que sé!!!, como he comentado antes, tenemos que seguir caminando y haciendo cosas que vayan cubriendo las necesidades actuales y futuras de los familiares, amigos y personas relacionadas con la salud mental, de tal manera que nuestra sociedad sea cada vez más inclusiva.

Sin comentarios

Deja un comentario

*