Arriba

Salud Mental Miranda: “Nuestro tren va más despacio pero no va a parar”

Salud Mental Miranda: “Nuestro tren va más despacio pero no va a parar”

Salud Mental Miranda se plantea el nuevo año como una oportunidad para desarrollar algunos proyectos importantes como la ampliación de la sede, la puesta en marcha de un Centro Especial de Empleo y una nueva vivienda supervisada

Miranda de Ebro es una ciudad pequeña donde la Asociación Salud Mental Miranda ha sabido hacerse un hueco entre la sociedad y las esferas públicas. Con 19 años de trayectoria a las espaldas esta entidad reconoce la necesidad actual de seguir avanzando en las batallas ganadas, “y sabemos que nuestro tren va más despacio que otras asociaciones de Salud Mental pero tenemos claro que no vamos a parar nuestro recorrido”, afirma Sergio Bujo, gerente de la entidad desde hace doce años.

El cambio de nombre de Asayeme a Salud Mental es algo muy positivo que nos va  ayudar aún más a que la sociedad sepa exactamente  a qué nos dedicamos”, reconoce Sergio, quien quiere agradecer, por ejemplo, “la buena atención y disposición de los medios de comunicación locales”.

Salta a la vista las necesidades de ampliar la sede “pero reconocemos que no siempre es fácil acometer este tipo de obras aunque también estamos trabajando para que esto sea posible en un futuro muy cercano”, comenta el gerente, quien reconoce que dar servicio a cerca de 85 usuarios exige contar con los recursos necesarios.

Actualmente, Salud Mental Miranda cuenta con Centro de Día y Ocupacional donde los usuarios desarrollan diferentes actividades. Además se muestran especialmente orgullosos de cómo se está desarrollando el área de empleo, “donde contamos con dos profesionales que están consiguiendo un alto nivel de implicación del tejido industrial y empresarial de la zona”. Destaca además Sergio “que otras personas de diferentes colectivos de la discapacidad están acudiendo a nosotros porque los resultados están siendo muy buenos, sobretodo en el programa del YEI dirigido a los jóvenes con discapacidad”. Y es que desde Salud Miranda no sólo se presta atención al objetivo último de inserción laboral sino “al acompañamiento que se realiza de la persona en todo el proceso de búsqueda, y eso es lo que nos diferencia seguramente de otros”.

En este sentido, “lamentamos mucho un proyecto que se vino al traste y que frenó nuestra apuesta por la creación de un Centro Especial de Empleo el año pasado”, reconoce Sergio, “pero hemos decidido que este servicio es necesario y es otra de las apuestas que queremos desarrollar en 2016”. Sergio reconoce la buena sintonía con el Ayuntamiento de la ciudad y “esperamos que esto nos lleve a poder contar con su apoyo en este sentido a través de contrataciones de servicios por su parte”. No obstante, “empezaremos con la contratación por parte de la Asociación en servicios como limpieza, reparto de correspondencia, y todo lo que sea posible”.

Por otra parte, la asociación cuenta con una vivienda supervisadacon un total de cinco plazas”, ocupadas en su totalidad por mujeres. “Por ello, dentro de los planes de desarrollo de este año y el próximo se engloba la puesta en marcha de una nueva vivienda donde podamos dar respuesta a demandas por parte de hombres”, explica Sergio.

En cuanto al balance que este joven trabajador social hace de la entidad, destaca “el cambio que se ha producido en las propias personas con enfermedad mental”, a quienes define como “más luchadoras por sus propios derechos y más normalizadas”. Para Sergio, “la enfermedad tiene menos peso, y vamos hablando más de reconducir su vida y sus objetivos personales”. Una evolución en la que ha tenido que ver “la buena sintonía todos los profesionales de la unidad de salud mental comarcal”.

No obstante, Francisco Arenas, presidente de la asociación destaca que “hemos pasado de que antes en Miranda cuando se mencionaba a Asayeme la gente no sabía de qué estabas hablando, y ahora con el cambio de Salud Mental ya nos identifican mejor”. No obstante “Paco” reconoce que queda mucho trabajo que hacer porque “sigue existiendo en la sociedad mucho desconocimiento acerca de la enfermedad mental, lo que produce prejuicios y miedo a lo desconocido”. Una situación totalmente diferente a la vivida por Paco y su mujer, quienes sin tener un familiar con enfermedad mental han decidido formar parte del movimiento asociativo Salud Mental y dedicarse de manera solidaria a colaborar e implicarse de manera activa en la asociación.

Una vez más el problema del estigma que “incluso llega a darse dentro de las familias con personas con enfermedad mental a la hora de reconocerlo”. Sin embargo, Francisco destaca lo diferente de la visión “de las familias que son socias de Asayeme, quienes no tienen ese problema” y destaca el papel que juegan en la vida de las personas con enfermedad mental,  “imprescindible e importantísimo, igual que el trabajo de las asociaciones”. “Yo no separaría a la entidad de los familiares porque creo que son todo uno”, afirma. Aun así reconoce que se debe potenciar, en las personas jóvenes, la autonomía y “prever las necesidades que van a tener cuando no cuenten con la existencia de su entorno familiar, como pueden ser recursos específicos porque es una preocupación real que se vive entre los familiares”.

El perfil del usuario ha sido otro de los cambios significativos. “Las redes sociales e internet son herramientas que nos han abierto otra oportunidad de llegar a determinadas personas”. En cuanto a los nuevos grupos de atención, “podemos destacar aquellos que se encuentran dentro de un gran consumo de sustancias tóxicas, a los que es muy difícil llegar, y aquellos que consumen de forma más puntual y que es un nuevo perfil”. Lo cierto es que “la gente se está recuperando mejor y más rápido”, reconoce Sergio.

En esta recuperación influye, entre otras, programas y actividades como la terapia de acompañamiento con perros que Salud Mental Miranda desarrolla de la mano de la empresa Dejando Huella. “Iniciativas en las que puedes comprobar como gente que no podía tener contacto físico con animales u otras personas están deseando poder tocar ahora a estos perros”, asegura Sergio.

 

 

Comité de Personas con  Enfermedad Mental

El ejemplo de usuarios participativos y con mayor toma de decisiones se refleja en las personas de Tensi y Vega, dos de las mujeres que también forman parte del Comité de Personas con Enfermedad Mental.

Cada una de ellas con una historia personal que las llevó a conocer la asociación, “donde nos han ayudado a saber qué es nuestra enfermedad y a cómo vivir con ella”.

En el caso de Vega fue su amigo Ricardo quien la habló de la entidad, hace ya 19 años. A Tensi la enfermedad le sobrevino en el año 2004, “y yo iba por la calle contándole a todo el mundo que tenía esquizofrenia y una de las personas a quien se lo conté fue la que me habló de Asayeme”.

En la actualidad ambas mujeres han evolucionado en su autonomía, en el caso de Tensi como residente de la vivienda supervisada de la entidad y en el caso de su compañera, “decidí independizarme del todo y ahora vivo yo sola en un piso”. Su alta participación en los diferentes programas de la asociación ha favorecido que su vida activa se extienda más allá de la propia entidad, como Tensi “que también voy al taller de mimbre de la asociación de personas mayores o a un curso de fotografía del Ayuntamiento”, comenta.

Cada quince días ambas forman parte del Comité de Personas con Enfermedad Mental de la asociación, “donde nos podemos reunir hasta 19 personas”, comenta Tensi, “y donde hablamos de trabajo, de sexo, de las medicaciones y de todo aquello que nos pueda interesar”. Estas mujeres reconocen que les gusta hablar entre ellos de su enfermedad, sus recaidas y las cosas que les pasa cada día, “y ver que cada día hay más interés entre los usuarios por participar”, reconoce Tensi.

Una de las reclamaciones de ambas es “la falta de espacio” porque “casi no se cabe y eso que algunos usuarios no participan en muchas de las actividades de aquí”. Igualmente hacen una crítica a la sociedad “porque todavía no entienden mucho que es una enfermedad mental”, se queja Tensi.

Sin comentarios

Deja un comentario

*