Arriba

Presentamos nuestras buenas prácticas en educación inclusiva

Presentamos nuestras buenas prácticas en educación inclusiva

Recientemente tres de nuestras asociaciones acercaron algunas de sus buenas prácticas en salud mental al foro de la II Jornada de Educación Inclusiva organizada por la Consejería de Educación y el CERMI CyL, y que se desarrollaron el 1 de marzo en las Cortes de Castilla y León.

Concretamente, desde la delegación en Astorga de Alfaem Salud Mental León se presento la iniciativa “Luchando contra el estigma en el Huerto Social” que lleva desarrollándose desde hace dos años junto al I.E.S Astorga y los profesionales del Huerto Social de la localidad. Los principales objetivos de esta intervención con alumnado de 1º de la ESO es informarles acerca de los trastornos mentales para mejorar su aceptación y luchar contra el estigma, a lo que se suma el conocimiento sobre el huerto y la ecología. Todo ello a través de una metodología basada en la realización de actividades conjuntas entre el alumnado y las personas con diagnóstico.

La dinámica del taller incluye parte teórica así como juegos tipo trivial para comprobar el grado de comprensión de conceptos. La iniciativa se complementa a su vez con unas charlas realizadas en el propio instituto con todo el alumnado implicado mostrando los diferentes recursos que proporciona nuestra asociación así como las formas de prevención en salud mental y hábitos saludables.

Otra de las buenas prácticas es la que realizan en Salud Mental Salamanca, con su programa de “Apoyo preventivo a la infancia y adolescencia en situación de riesgo” en marcha desde 2015. Las actuaciones desarrolladas se basan en tres fases: las de carácter preventivo dirigidas al alumnado que puedan presentar una serie de factores de riesgo; las actuaciones relacionadas con la detección precoz donde se establecen vías de colaboración con los equipos de orientación psicopedagógica de los centros educativos en los que se interviene y orientado principalmente a evitar el fracaso escolar; y por último, las actuaciones de intervención directa que se concretan en ofrecer información, orientación y apoyo; así como actividades grupales donde trabajar la autonomía personal, las habilidades cognitivas y sociales fundamentales; y la escuela de padres.

Hasta la fecha se ha trabajado con más de 15 jóvenes y sus familias además de formar a más de 100 profesionales en material de salud mental infanto juvenil, con la participación de más de 200 alumnos y alumnas en los talleres de sensibilización. Cabe destacar las creación de lazos de colaboración con la Unidad de Intervención Educativa, con los departamentos de Orientación Psicopedagógica y con los profesionales de Atención Primaria.

Por último, desde El Puente Salud Mental Valladolid están desarrollando un proyecto denominado “Construcción de una Salud Mental a través de la Educación: mejora de la salud mental en los centros educativos”. Se trata de un programa de intervención en institutos tanto para el alumnado como para el profesorado fundamentado en la construcción positiva de la salud mental. Para ello trabajan los hábitos de vida saludables; el desarrollo óptimo de la gestión de las emociones; dotar de estrategias de comunicación y resolución de conflictos alternativos, así como de estrategias motivacionales para reducir el abandono escolar. Todo ello a través de sesiones grupales basadas en una metodología participativa utilizando la educación como un medio de transformación social.

Desde el movimiento asociativo Salud Mental en Castilla y León apostamos por una educación inclusiva destinada a que todos los niños, niñas y jóvenes, con o sin discapacidad o dificultades, aprendan juntos en las diversas instituciones educativas normalizadas (preescolar, colegios, institutos, universidades…) con un área de soportes y apoyos puntuales que sea adecuada para cada caso. Consideramos que la educación es un pilar fundamental para lograr una buena salud mental de los más jóvenes.

Debido a que la educación transcurre en estas etapas de cambio fundamentales para las personas, es necesario fomentar un sistema educativo inclusivo que potencie las habilidades de cada niño o niña, que facilite la participación de todo el alumnado, que luche contra la exclusión y que permita a todas y todos los jóvenes acceder a un aprendizaje de calidad. Una educación inclusiva de este tipo, repercutirá de forma positiva en la salud mental de las nuevas generaciones y contribuirá a la prevención de futuros problemas de salud mental. Con estos objetivos hemos participado en la II Jornada de Educación Inclusiva en Castilla y León, para hacer visibles las buenas prácticas que nuestro movimiento asociativo está impulsando.

Sin comentarios

Deja un comentario

*