Arriba

El 50 % de las personas con discapacidad ha visto afectada su salud mental durante el confinamiento

Efectos y consecuencias de la crisis del COVID19 entre las personas con discapacidad

El 50 % de las personas con discapacidad ha visto afectada su salud mental durante el confinamiento

La Fundación ONCE, a través de su entidad Inserta Empleo, ha presentado este viernes el estudio Efectos y consecuencias de la Covid-19 entre las personas con discapacidad, realizado por el Observatorio sobre Discapacidad y Mercado de Trabajo (Odismet), en el que han participado un total de 1.460 personas encuestadas.

La situación a la que nos ha abocado el Covid-19, parece estar afectando el estado emocional de las personas con discapacidad, generando una mayor presencia de sentimientos negativos que en muchas ocasiones requieren de medicación específica.

El propio virus, la situación de aislamiento, así como el complejo acceso a centros sanitarios y especialistas médicos, pueden estar afectando la salud de la población, incluidas las personas con discapacidad, condicionando el bienestar físico y emocional del colectivo.

Si bien un mayoritario 58% de las personas con discapacidad encuestadas refiere no haber notado cambios en su estado de salud, un 34% indica que éste ha empeorado. En este sentido, las mujeres parecen indicar que su salud se ha visto afectada en mayor medida (38,7%). Igual que los mayores de 45 años (40%) y las personas con problemas de salud mental o discapacidad psicosocial (41,6%).

Efectos y consecuencias de la Covid-19 entre las personas con discapacidad

La salud psíquica parece haber sufrido en mayor medida los efectos del confinamiento. Un 50% de las personas con discapacidad consultadas señalan que su estado de ánimo ha empeorado desde que empezó el estado de alarma. Dicha circunstancia se incrementa entre los mayores (56%) y las personas con discapacidad física (56,2%).

El dato anterior se ve reforzado con el hecho de que un 34% de los encuestados afirman haber consumido ansiolíticos y/o antidepresivos durante el periodo de confinamiento. El porcentaje se dispara hasta el 41,4% para las mujeres, pero sobre todo, entre las personas con discapacidad psicosocial, elevándose hasta el 62,4%.

Profundizando en el estado de ánimo, observamos que los encuestados experimentan tristeza o aburrimiento de forma más frecuente durante el confinamiento (55% y 58% respectivamente). También se ven significativamente incrementados sentimientos como: irritabilidad, miedo, baja autoestima y/o soledad. Además, un 43% se siente feliz con menor frecuencia y un 40% experimenta relajación en menor medida que antes.

El estudio ha contado con 1.460 personas con discapacidad encuestadas. Atendiendo a la tipología de discapacidad, tal y como ocurre en el universo de la población con discapacidad, son mayoría las de tipo físico (con un 58%). Les siguen las de carácter psíquico (12% psicosocial y 10% intelectual) y con porcentajes menores las sensoriales (6% auditivos y visuales respectivamente).

El estudio presentado hoy ha contado con la participación de la secretaria general de Inserta Empleo, Virginia Carcedo; Luis Enrique Quifez y Cristina Silván, coordinadores del proyecto, quienes han expuesto los principales datos y las conclusiones de este trabajo de investigación,  Luis Cayo Pérez, presidente del CERMI, Alberto Durán, vicepresidente ejecutivo de Fundación ONCE, y el director general de Políticas de Discapacidad, Jesús Celada.

Descargar estudio completo.

Sin comentarios

Deja un comentario