Arriba

Entrevista a Marcos Gómez, director de la Residencia ASOVICA

Entrevista a Marcos Gómez, director de la Residencia ASOVICA

38 de las 40 plazas del centro residencial ya están ocupadas, en su mayoría usuarios de la provincia de Soria, aunque el centro es de referencia regional

Hablamos con Marcos Gómez, director de la Residencia.

A finales del año 2008 se inician las conversaciones con el Ayuntamiento de Soria para buscar un espacio donde sacar adelante uno de los proyectos más ambiciosos de la asociación Feafes Soria ASOVICA: una residencia.

Es en el año 2009, “gracias a la intervención de la Federación Salud Mental CyL con la Gerencia de Servicios Sociales, cuando se nos propone a Soria y a León construir y poner en marcha sendas residencias con una financiación de la inversión del 70% por parte de la Junta de Castilla y León”, explica Marcos Gómez, actual director del recurso.

Por su parte, el Ayuntamiento siempre apoyó este proyecto “cediéndonos en principio la mitad de terreno pero que después se amplió hasta casi los 5.000 metros cuadrados que ocupamos actualmente”.

A partir de aquí transcurren dieciséis meses de construcciónsin grandes incidentes, salvo en el tema de la financiación que se vio afectada por los recortes de la crisis, lo que llevó a que la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades nos planteara, en un momento determinado, parar las obras de construcción”, recuerda Marcos.

Desde la entidad Asovica se decidió que el proyecto no iba a sufrir ninguna interrupción y que trataríamos de solventar el problema de los pagos como se pudiera”, asegura su director, quien destaca “la ayuda que desde la empresa constructora ofrecieron al no poner problemas”. No obstante, un año de retraso en esos cobros “nos llevó a solicitar un préstamo a Caja Rural de Soria para poder afrontar el coste de construcción”, pero al final todo salió.

Los trámites burocráticos llevan a que pase “casi año y medio con el edificio finalizado pero sin poder empezar el proceso de licencias de apertura y afrontar el equipamiento”. En este sentido, sólo gracias a los fondos derivados de la Asignación Tributaria del IRPF del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad “podemos hacer frente a esta nueva etapa, que en principio también asumían desde la Junta de Castilla y León pero que al final no fue así”.

Ocupación

La derivación de inquilinos a esta residencia depende directamente de una comisión mixta, “integrada por Servicios Sociales y Sanidad, quienes deciden qué usuarios pueden vivir en la residencia”.

La función del centro es facilitar la cogida de estas personas e integrarlos en un circuito de atención psicosocial “que es la que se ofrece de forma paralela a través de los recursos que gestiona la asociación Feafes Soria Asovica”.

Las 40 plazas del centro son de carácter regional, “aunque es cierto que la mayor parte, salvo cuatro personas, son de la provincia de Soria”. El concepto bajo el que nace esta residencia “es que sea destino de paso transitorio, donde los usuarios puedan potenciar sus habilidades y su autonomía, y que posteriormente puedan ser derivados o elijan vivir en otros recursos tipo vivienda supervisada”, explica Marcos, quien añade “que algunas personas por su edad o su cronificación es más difícil que pueda prescindir de este grado de apoyo más elevado que ofrece la residencia”.

Servicios

Como en cualquier otro recurso de este tipo, “el usuario cuenta con lo que se denomina servicios de alojamiento y hostelería”, a lo que se añade la rehabilitación psicosocial. “Todas las mañanas los usuarios van a un centro de día o a un centro ocupacional, o bien a los dos en función de cada individuo”. Todo ello en función del plan individualizado que el equipo de profesionales de la residencia va a diseñar a partir del informe que reciben de la unidad de salud mental y del que elaboran ellos mismos. A ello, se une “alguna jornada que se desarrolla en la propia residencia y donde se trabajan habilidades de la vida diaria, como higiene, aseo, ordenación de las habitaciones, y algunas más”, añade el director. El objetivo: ganar autonomía.

Las tardes se desarrollan siempre en el centro con un amplio programa de actividades “adaptado a cada plan individualizado, que a su vez es revisado de forma constante por la psicóloga y por la trabajadora social”.

El equipo de trabajo está integrado actualmente por 16 personas, “formado por el equipo directivo, en el que se incluye el director, psicóloga y trabajadora social, y al que se unen tres educadores; cinco cuidadores de turnos mañana y tarde, más tres exclusivos para el turno de noche; una persona en administración y un profesional de cocina”, comenta Marcos.

A ellos se suman “otras seis personas” que desarrollan trabajos en cocina, lavandería, trasporte, jardinería y limpieza “y que contratamos con el centro especial de empleo Servifadess S.L., generando una sinergia entre todos los recursos dependientes del Grupo Asovica-Fadess”, remarca el director del centro.

Desde la entidad hacen un balance muy positivo de este primer año de funcionamiento del centro, “destacando la buena sintonía y trabajo de la comisión mixta de servicios sociales y Sacyl”, que han hecho “muchos esfuerzos para que las plazas estén casi al completo”, destaca reconocer Marcos Gómez.

El futuro “pasa por conseguir potenciar la autonomía de los residentes y aumentar la rotación de las plazas, ya que el objetivo último es que las personas están aquí sólo de paso”. Este 2016 “queremos potenciar estos módulos de vida independiente, pero también somos conscientes de que algunos de los residentes cuentan con un avanzada edad que en unos años van a requerir otro tipo de asistencias y quienes necesitarán ser derivados a otros recursos”.

Sin comentarios

Deja un comentario

*