Arriba

Máxima resiliencia y adaptación del movimiento asociativo frente a la pandemia

Máxima resiliencia y adaptación del movimiento asociativo frente a la pandemia

Aquí en el movimiento asociativo de la salud mental somos de buscar soluciones ante las circunstancias más complejas. La pandemia y sus consecuencias han querido ponernos a prueba y lo cierto es que la resilencia de nuestras entidades ha sido TOP

Queremos compartir los servicios y recursos que a lo largo de estos meses han ido desarrollando con un único objetivo: seguir acompañando a las personas con problemas de salud mental en sus necesidades así como a sus familias.

Uno de los recursos más solicitados y con mejores resultados, además de compartido en todas la asociaciones, ha sido la atención psicológica vía telefónica. Ello ha permitido hacer un seguimiento de la salud mental de las personas de los diferentes recursos así como a sus familiares. No obstante, desde los diferentes organismos como organizaciones colegiales y la propia OMS advierten de la importancia de prestar especial atención a los cuidados psicológicos de la sociedad ante las nuevas realidades vividas por los efectos de la COVID19.

Igualmente, las nuevas tecnologías han alcanzado su zenit durante el aislamiento social, pero siguen siendo las principales herramientas de comunicación en la mayoría de las entidades. Las plataformas digitales han permitido, por ejemplo, a nuestra asociación Salud Mental Palencia mantener sesiones individuales y grupales ‘con el objetivo de lograr más cercanía en las relaciones sociales a pesar del confinamiento‘, manteniéndose a día de hoy.

Asimismo, en Palencia y durante la pandemia han apostado por acercar aún más los recursos a las personas con mayores dificultades de acceso. Por ello, se han puesto en marcha dos nuevas delegaciones rurales en Aguillar de Campoo y Herrera de Pisuerga, dando así cobertura a la zona norte de la provincia.

La atención a las familias ha sido otro de los puntos fuertes en la asociación Salud Mental Salamanca, donde se han realizado video-reuniones  a través de la cuales ‘se han compartido las experiencias del confinamiento, pautas de convivencia, de gestión emocional y planificación de acciones futuras’. Además, estas experiencias junto a actividades de autocuidado han sido recogidas en un ‘cuadernillo’ que se ha repartido entre las familias que participan en el Grupo de Apoyo en Salamanca.

Al basar una parte importante de las acciones en el uso de las nuevas tecnologías, las entidades también ha podido detectar la brecha digital que se ha evidenciado en algunos caso. Como solución, algunas de ellas, como es el caso de FAEMA Salud Mental Ávila o El Puente Salud Mental Valladolid han facilitado dispositivos a las personas usuarias de la red de viviendas o en sus propios domicilios, que así lo precisaban con el objetivo de que siguieran las acciones propuestas desde las asociaciones.

Gracias a este tipo de conexiones las entidades en su totalidad han mantenido un contacto continuado con las personas que antes formaban parte de sus recursos constatando la situación personal de cada uno de ellas pero además proporcionando al atención necesaria. Una solución temporal que también ha estado acompañada de la asistencia directa y en persona por parte de los profesionales de las entidades en aquellos recursos que así ha sido necesario.

Los paseos terapéuticos ha representado una importante vía de escapa para las personas especialmente vulnerables del movimiento asociativo, cumpliendo escrupulosamente las medidas establecidas por los organismos referentes en cada etapa de la pandemia.

De la misma manera que a lo largo del periodo de estado de alarma todos los equipos profesionales contaron con los epis necesarios para desarrollar su trabajo, actualmente las sedes de las entidades han sabido adaptar con la instalación de medidas de seguridad, redistribución de los espacios y adaptación de los propios recursos desarrollados allí.

Cabe destacar además, que algunas de nuestras entidades como FAEMA Salud Mental Ávila o Alfaem Salud Mental Léon distribuyen desde sus centros especiales de empleo algunas de los materiales de seguridad como mamparas de protección o mascarillas de tela.

En definitiva, el análisis después de meses de pandemia nos revela la capacidad de adaptación de nuestro movimiento asociativo y de todas las personas que lo integran.

Sin comentarios

Deja un comentario

*