Arriba

Más de 500 personas con discapacidad consiguieron un contrato laboral, en 2023, a través de nuestro movimiento asociativo

Balance empleo 2023

Más de 500 personas con discapacidad consiguieron un contrato laboral, en 2023, a través de nuestro movimiento asociativo

El desarrollo de las diferentes acciones de empleabilidad de nuestro movimiento asociativo cuenta con el apoyo de diversas líneas de financiación, destacando la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, dentro de la convocatoria cofinanciada por el Fondo Social Europeo en el marco del Programa FSE+ Castilla y León 2021-2027, destinada a la financiación de programas específicos de itinerarios personalizados de inclusión sociolaboral.

Los datos generales relativos al empleo entre las personas con algún problema de salud mental siguen situando, en 2022, a la discapacidad psicosocial en la segunda menor tasa de empleo en todo el ámbito de la discapacidad. Una realidad que contrasta con los datos que se alcanzan año tras año dentro de las acciones de empleabilidad de nuestro movimiento asociativo.

Concretamente, según los últimos datos aportados por el Instituto de Estadística (INE) respecto a 2022, la discapacidad psicosocial tan sólo alcanzaba una tasa de empleo del 18,9 por ciento (337.200 personas). En nuestro caso, a lo largo de 2023 se ha conseguido que el 41% de las personas participantes en nuestros programas haya conseguido un contrato laboral, lo que se traduce en 505 personas, y lo que sitúa la tasa muy por encima de la registrada a nivel nacional.

Durante el año pasado, desde nuestro movimiento asociativo se han diseñado un total de 1.243 itinerarios personalizados de inclusión sociolaboral para personas con discapacidad, que se han materializado en 1.087 contratos laborales. Si bien el número es muy elevado, hay que destacar que la nota negativa se centra en la duración de los mismos, ya que 450 de ellos han durado menos de un mes. No obstante, 178 de ellos se han formalizado en la modalidad de indefinidos; y en el 49% del total de los contratos ha sido con jornada completa.

El desarrollo de las diferentes acciones de empleabilidad de nuestro movimiento asociativo cuenta con el apoyo de diversas líneas de financiación, destacando la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, dentro de la convocatoria cofinanciada por el Fondo Social Europeo en el marco del Programa FSE+ Castilla y León 2021-2027, destinada a la financiación de programas específicos de itinerarios personalizados de inclusión sociolaboral. Los datos generales relativos al empleo entre las personas con algún problema de salud mental siguen situando, en 2022, a la discapacidad psicosocial en la segunda menor tasa de empleo en todo el ámbito de la discapacidad. Una realidad que contrasta con los datos que se alcanzan año tras año dentro de las acciones de empleabilidad de nuestro movimiento asociativo. Concretamente, según los últimos datos aportados por el Instituto de Estadística (INE) respecto a 2022, la discapacidad psicosocial tan sólo alcanzaba una tasa de empleo del 18,9 por ciento (337.200 personas). En nuestro caso, a lo largo de 2023 hemos conseguido que el 41% de las personas participantes en nuestros programas haya conseguido un contrato laboral, lo que se traduce en 505 personas, y lo que sitúa la tasa muy por encima de la registrada a nivel nacional. Durante el año pasado, desde nuestro movimiento asociativo se han diseñado un total de 1.243 itinerarios personalizados de inclusión sociolaboral para personas con discapacidad, que se han materializado en 1.087 contratos laborales. Si bien el número es muy elevado, hay que destacar que la nota negativa se centra en la duración de los mismos, ya que 450 de ellos han durado menos de un mes. No obstante, 178 de ellos se han formalizado en la modalidad de indefinidos; y en el 49% del total de los contratos ha sido con jornada completa. De las personas que han participado en el diseño de estos itinerarios, la mayoría siguen siendo hombres (691 frente a 551 mujeres); de ellas 196 han sido jóvenes inscritos en el Sistema nacional de Garantía Juvenil del Ministerio de Trabajo y Economía social; y 246 personas procedían del área rural. Además, de las 1.243 personas atendidas, 230 eran desempleadas de larga duración. Uno de los datos más interesantes es que la tipología de empresa contratante casi se igual entre los Centros Especiales de Empleo (47%) y la empresa ordinaria (42%) lo que refleja una mayor concienciación del mercado ordinario respecto a la integración de las personas con discapacidad dentro de los procesos productivos. Además, la administración pública asumió el 11% de los contratos realizados en 2023. En cuanto a los sectores productivos que han contratado de forma mayoritaria a las personas con discapacidad, se destaca la limpieza, la logística de almacenamiento y reparto, industria, tareas administrativas, hostelería y servicios. La labor que se desarrolla desde las diferentes áreas de empleo de nuestro movimiento asociativo se centra de una forma importante en la prospección a empresas, alcanzando el número de 629 en 2023, a lo que se suman 314 recursos comunitarios, sociales, laborales y educativos, ubicados en cada una de las provincias de la Comunidad. A ello, se suman las 109 acciones formativas para el empleo en las que han participado 814 personas; así como la firma de 44 convenios de colaboración que vienen a consolidar el compromiso del tejido empresarial y social de Castilla y León con la integración laboral de las personas con discapacidad. En este sentido, cabe destacar que a lo largo del pasado año se han formalizado 50 prácticas formativas en entornos reales de trabajo. Un trabajo en el que el movimiento asociativo destina la implicación de 92 profesionales de diferentes áreas como orientación, preparación e inserción laboral pero a las que se suma la labor de profesionales de psicología, educación social, terapia ocupacional o trabajo social, entre otros. Los programas de empleo y formación de nuestras asociaciones además se complementan con la red regional de Centros Especiales de Empleo, integrada actualmente por 7 centros ubicados en León, Ávila, Soria, Segovia y Burgos, y donde desarrollan su trabajo un total de 246 personas. Los itinerarios personalizados de inclusión sociolaboral de nuestro movimiento asociativo forman parte del plan de apoyos del proyecto de vida de las personas participantes, desde el que también se promueve la participación comunitaria y la vida independiente de las personas con discapacidad. Nuestro movimiento asociativo ocupa un papel destacado como gestores de un entorno inclusivo de oportunidades en el que se puedan desarrollar oportunidades de empleo adaptadas a las capacidades de las personas con discapacidad con mayores dificultades de empleabilidad, como son las personas con discapacidad psicosocial, potenciando la creación de alianzas estratégicas en el territorio con otros agentes.

De las personas que han participado en el diseño de estos itinerarios, la mayoría siguen siendo hombres (691 frente a 551 mujeres); de ellas 196 han sido jóvenes inscritos en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil del Ministerio de Trabajo y Economía Social; y 246 personas procedían del área rural. Además, de las 1.243 personas atendidas, 230 eran desempleadas de larga duración.

Uno de los datos más interesantes es que la tipología de empresa contratante casi se igual entre los Centros Especiales de Empleo (47%) y la empresa ordinaria (42%) lo que refleja una mayor concienciación del mercado ordinario respecto a la integración de las personas con discapacidad dentro de los procesos productivos. Además, la administración pública asumió el 11% de los contratos realizados en 2023.

En cuanto a los sectores productivos que han contratado de forma mayoritaria a las personas con discapacidad, se destaca la limpieza, la logística de almacenamiento y reparto, industria, tareas administrativas, hostelería y servicios.

La labor que se desarrolla desde las diferentes áreas de empleo de nuestro movimiento asociativo se centra de una forma importante en la prospección a empresas, alcanzando el número de 629 en 2023, a lo que se suman 314 recursos comunitarios, sociales, laborales y educativos, ubicados en cada una de las provincias de la Comunidad. A ello, se suman las 109 acciones formativas para el empleo en las que han participado 814 personas; así como la firma de 44 convenios de colaboración que vienen a consolidar el compromiso del tejido empresarial y social de Castilla y León con la integración laboral de las personas con discapacidad. En este sentido, cabe destacar que a lo largo del pasado año se han formalizado 50 prácticas formativas en entornos reales de trabajo.

Nuestro movimiento asociativo ocupa un papel destacado como gestores de un entorno inclusivo en el que se puedan desarrollar oportunidades de empleo adaptadas a las capacidades de las personas con discapacidad con mayores dificultades de empleabilidad, como son las personas con discapacidad psicosocial, potenciando la creación de alianzas estratégicas en el territorio con otros agentes.

Un trabajo en el que el movimiento asociativo destina la implicación de 92 profesionales de diferentes áreas como orientación, preparación e inserción laboral pero a las que se suma la labor de profesionales de psicología, educación social, terapia ocupacional o trabajo social, entre otros.

Balance empleo 2023

Los programas de empleo y formación de nuestras asociaciones además se complementan con la red regional de Centros Especiales de Empleo, integrada actualmente por 7 centros ubicados en León, Ávila, Soria, Segovia, Burgos y Aranda de Duero, donde desarrollan su trabajo un total de 246 personas.

Los itinerarios personalizados de inclusión sociolaboral de nuestro movimiento asociativo forman parte del plan de apoyos del proyecto de vida de las personas participantes, desde el que también se promueve la participación comunitaria y la vida independiente de las personas con discapacidad. Los datos de activación para el empleo de nuestro movimiento asociativo reafirman que este modelo de trabajo facilita la inclusión laboral de las personas con discapacidad psicosocial participantes.

Sin comentarios

Deja un comentario